Médico cubano en huelga de hambre exige devolución de licencia para trabajar

jiovanny(Por Martí Noticicas) Jeovany Vega cumple siete días en huelga de hambre para que el gobierno cubano le rehabilite la licencia médica y poder ejercer su profesión.

Vega le entregó un documento al Ministerio de Salud Pública notificándole que se declaraba en huelga de hambre el lunes de 5 de marzo y desde entonces permanece en las inmediaciones del parque José Martí en Guanajay.

“Hasta ahora estoy bien de salud y firme en mis demandas, exigiendo que se deroguen las resoluciones éstas que nos inhabilitan; que se me devuelva mi residencia en Medicina Interna”. Además exige que se le entregue el título universitario al expreso político de la Primavera Negra, Alfredo Felipe Vega, quien se encuentra exiliado en España y no ha podido ejercer su profesión por este motivo.

Vega agrega que hasta el momento ningún miembro de esa entidad se ha pronunciado al respecto. “Conmigo solo han conversado los oficiales de rigor, los que nunca faltan, los oficiales de la Seguridad del Estado”.

“Yo creo que las autoridades del Ministerio de Salud Pública deben pronunciarse y así mismo exhorto y exijo al gobierno cubano que se pronuncie sobre este caso, que explique de qué manera dos médicos cubanos terminaron inhabilitados por dirigirse a la dirección de su ministerio analizando la opinión que tienen los trabajadores”, explica.

Vega aseguró que se mantendrá firme en su huelga de hambre.“Mi vida está en manos del ministro de Salud Pública que tiene en estos momentos la última palabra. El ministro de Salud Pública es el que decide en estos momentos que va a suceder con mi vida, eso las autoridades cubanas lo tienen que tener claro, lo tiene que tener claro el Ministerio de Salud Pública, le di todas las oportunidades que no se merecieron”.

El médico cubano Darsi Ferrer dijo que “no es más que otra muestra de los atropellos que sufren muchísimos profesionales en Cuba, y el pueblo en general, a manos de las autoridades del régimen que aplican este tipo de practica de dejar fuera de las posiciones, de invalidar a quienes le resulten contestatarios o no acorde a sus intereses”.

Y explica que la situación de Vega no es más que una acción desesperada de alguien que es médico, que tiene toda la capacidad y el deseo de seguir ejerciendo su profesión, “la necesidad de trabajar como médico para mantenerse y poder mantener a la familia y encuentra el zarpazo del régimen, la crueldad de estas autoridades que lo han dejado sin poder trabajar y poder ejercer esa profesión para la que estudió y se preparó simplemente como castigo a sus ideas políticas, a su libertad de expresión y a no ser un peón más que no asume el hacerle juego y serviles de soporte de manera incondicional como hacen muchísimas otras personas y profesionales”.

“Este es el resultado de vivir bajo la bota de una junta militar castrista y dictatorial”, enfatizó Ferrer.